Saltear al contenido principal
+56974313232 contacto@univsign.com

…Así nació nuestra innovación

Comparto mi testimonio a quienes interese conocer la génesis de mi invención.

Por segunda vez en menos de 30 días me disponía a salir por la misma puerta de vidrio de un Mall en mi ciudad, Puerto Montt, ubicada en la Patagonia de Chile.

Salía por mi derecha convencido que la puerta a la que me acercaba debía ser empujada… nunca recordé que estaba BLOQUEADA!! Estuve a milímetros de accidentarme, lo que sí ocurrió fue sentirme muy molesto por repetir esta experiencia y por la falta de una señalización que significa riesgos de accidentes para las personas.

En el acto pensé que este problema me daba la oportunidad de buscar una mejor solución para su señalización…recordé que siempre había querido inventar un producto y tal vez esta era la oportunidad de lograrlo.

Antes había leído sobre reingeniería, donde entre otras evidencias se señala que más de un 80% de los procesos que abordamos están mal diseñados o admiten mejoramientos sustanciales. Este lapidario testimonio me llevó a mantenerme en permanente “brainstorming” frente a problemas que visualizo y llaman mi atención.

En ese preciso momento y sin darme cuenta, se gatilló en mi mente el proceso creativo que tan bien explica William Duggan en su libro Strategic Intuition.

El proceso creativo que había vivido representaba lo que Steve Jobs señalaba como “unión de puntos”, que no es otra cosa que conectar “archivos” que mantenemos en nuestra memoria, que pudieran tener conexión con el problema que buscamos resolver.

El primer archivo que gatillé estaba relacionado con mis clases de Física en el Colegio, recordé que las fuerzas se graficaban con vectores, visualicé nítidamente cómo lo haría para representar las fuerzas de TIRAR y EMPUJAR en una puerta.

El otro “archivo” que gatillé fue pensar que podía aplicar los colores de usan los semáforos, que guían los flujos de personas y automóviles en la vía pública. Con ambos archivos en mente establecí que ya contaba un prediseño que debía desarrollar y probar su viabilidad.

Mi diseño original fue disponer 2 vectores o flechas encontrados, en perspectiva (3D, punta con punta) y aplicar los colores verde y rojo, así, si el vector que apuntaba hacia adelante era de color verde significaba que esta puerta debía ser empujada y si el vector encontrado era de color rojo, esta puerta no era posible tirarla o lo mismo, no se empujaba desde el lado contrario. El diseño rojo-verde significaba que esta puerta sólo podía ser tirada, ambos vectores verdes correspondía a la puerta batiente y ambos de color rojo significaba que la puerta estaba boqueada. No existían otras combinaciones posibles.

Había creado un producto que era capaz de señalizar todos los eventos posibles en puertas, éstos son los eventos TIRE, EMPUJE, BATIENTE y BLOQUEADA, pero además nuestra innovación informaba simultáneamente cómo operaban las puertas desde el lado opuesto al que las abordábamos, además de eliminar la barrera idiomática.

Lanzamos el producto en Chile, utilizando nuestro país como Mercado de Prueba, habíamos invertido nuestros primeros US$ 100.000 en patentes de protección intelectual.

Tuvimos gran éxito inicial, vendiendo más de 60.000 unidades a actores técnicos relevantes de Chile como la Mutual de Seguridad, de la Cámara Chilena de la Construcción CCHC, a la Asociación Chilena de Seguridad, ACHS y a DICTUC entre otros.

Adicionalmente recibimos el reconocimiento del gobierno canadiense que validó nuestro producto, sólo nos exigió hacer su difusión en el sector privado de Canadá antes de aplicarla en sus edificios públicos.

Me reuní en Ottawa con el Director Nacional a cargo de los Edificios Públicos de Canadá, quien nos explicó que estaban cometiendo una ilegalidad al señalizar las puertas sólo en inglés (PUSH & PULL), en circunstancias que el francés es igualmente idioma oficial en Canadá. Se comprometió a evaluar nuestro producto con un grupo de Expertos de Seguridad Industrial.

Después de 30 días nos comunicó oficialmente la aprobación de nuestra innovación… sin duda fue una gran noticia.

Así seguimos nuestra siguiente etapa Comercial en Chile, cual era buscar permear nuestro productos desde los actores relevantes en Chile que habían adquirido nuestra innovación, hacia las grandes empresas, lo que nos permitiría a su vez difundir nuestro producto con mayor facilidad en empresas de menor tamaño en Chile… fue en ese momento cuando comenzaron los problemas… que finalmente nos llevaron a la quiebra de nuestra primera empresa.

La aplicación de colores verde y rojo en nuestra señalética se transformó en un obstáculo insalvable para ingresar a este atractivo segmento.

En las Compañías de Seguros y Bancos nos señalaron “no podemos instalar su producto aunque es muy bondadoso…los colores verde y rojo no son compatibles con nuestros colores institucionales”. Recuerdo que en banco muy importante de la plaza nos señalaron “aquí el color rojo está prohibido”… en alusión a su más tenaz competidor en cuya imagen corporativa prima el color rojo….

Así las cosas, no era posible instalar nuestra colorida señalética en puertas, muchas veces de alta gama con umbrales bronceados ó aceros muy elegantes.

Me había reunido con más de 300 Expertos de Seguridad Industrial en países como Argentina, Brasil, Perú, Colombia, México, USA, Canadá y por supuesto en nuestro país, siempre destacaron las bondades de nuestro producto sin embargo no habían reparado de sus colores.

Transcurrió un tiempo complejo hasta lograr reanimarme, inesperadamente tuve la fortuna de conocer a un destacado Diseñador Industrial de USA, Stiven Kerestegían a quien solicite evaluar nuestro caso. Su sentencia fue muy clara:

“Tu invención es genial, sólo le faltó desarrollo.”

Stiven inició su proceso de evaluación y desarrollo destinado a crear una nueva versión del producto manteniendo sus virtudes, este proceso duró 1 años, Stiven recién había ingresado a LEGO, Dinamarca lo que retrasó su trabajo.

Le solicité lo indispensable que era eliminar los colores y él agregó la necesidad de lograr un diseño mucho más intuitivo.

Frente a mi desplegó los primeros trazos de la idea que ya estaba concibiendo, mi sorpresa fue constatar que muy rápidamente había instalado los íconos claves de nuestro nuevo diseño. Personalmente agregué la barra horizontal que simula las puertas y le dije “Stiven esto es!!!” Stiven con la cautela que lo caracteriza me señaló que debía iniciar un largo proceso de análisis y muy seguramente evaluar otros diseños.

El haber llegado tan rápidamente a una solución que finalmente fue la definitiva, sólo fue posible gracias su gran talento y capacidad profesional. Luego recibí de él el actual diseño y tuvo la delicadeza de firmarlo como:
“Design: Stiven Kerestegian in collaboration with Fernando Oyarzún”.

Volvimos a invertir USD 100.000.- en protección intelectual, logrando proteger nuestro nuevo diseño en 34 países, incluida la CEE, USA, México, Brasil y Chile entre otros, además de contar con Derecho de Autor en todo el mundo.

A inicios de 2020 me trasladé a España decidido a iniciar la apertura de nuestra empresa. Aunque la pandemia acortó un viaje de 2 meses a 2 semanas logré avances claves para nuestro proyecto.

En la Feria SICUR de Madrid a la que asistí conocí la empresa IMPLASER con sede en Zaragoza, con la que firmamos un Acuerdo de fabricación exclusivo de nuestro producto.

Con el lanzamiento de esta plataforma e-commerce damos por iniciado nuestro proceso de internacionalización que lo hacemos desde CHILE, fabricando y despachando desde España al mundo bajo el concepto de comercio triangular.

Sin duda un gran desafío que enfrentamos con mucha pasión y energía.

Antes de terminar quiero compartir una reflexión que puedo extraer de mi experiencia de vida, se que te puede servir:

“Nunca elijas los caminos más fáciles… no existen”

Un cordial saludo,
Fernando Oyarzún Scholtbach
CEO & Founder
UNIVERSAL SIGN SpA

Volver arriba
×Close search
Buscar